lor Kirchner debe $ 20.000 de expensas y pidió que los pague su mamá porque ella no tiene

Sin su sueldo como gerenta de Los Sauces SA -la inmobiliaria familiar investigada por lavado de dinero-, Florencia Kirchner volvió a retrasarse con el pago de las expensas del departamento del barrio de Constitución donde vive: debe unos 20.000 pesos. Por eso, el juez Claudio Bonadio la intimó y el abogado defensor de Florencia, Carlos Beraldi, pidió que la deuda se la pague su madre, Cristina Kirchner, con los fondos de la cuenta de su pensión como ex presidenta.

No es la primera vez que ocurre. Este año la hija K tuvo que afrontar diversas deudas que complicaron su situación judicial. A fines de julio el juez Bonadio ya la había intimado para que regularice otra deuda de 43.979 pesos correspondiente a gastos y expensas de este año de su departamento de la calle San José al 1100, que pertenece en los papeles a Los Sauces SA, la inmobiliaria familiar investigada por lavado de dinero.

Por esta deuda, estuvo a punto de ser desalojada. Al final, logró resolver la situación cuando por pedido de la ex Presidenta, la Justicia debitó de su cuenta del Banco Nación, donde percibe su pensión por viudez. La suma adeudada fue transferida a la cuenta de la intervención judicial sobre la empresa, a cargo de Francisco Branda.

Con la nueva deuda de unos 20.000 pesos, el juzgado la volvió a intimar con riesgo de poder ser desalojada si persiste el atraso.

Con los más de cinco millones de dólares que tenía en el Banco Galicia embargados, la semana pasada la defensa de Florencia Kirchner a cargo de Carlos Beraldi solicitó a través de un escrito, que la nueva deuda generada sea “debitada de la cuenta del Banco Nación” cuya titularidad es de la ex Presidenta y donde percibe su pensión por viudez.

El juez Bonadio envió el oficio a la entidad financiera para que procedan al giro de fondos desde la cuenta de Cristina Kirchner a una que está a nombre de la intervención de Los Sauces SA. La inmobiliaria está intervenida desde diciembre de 2016 y continuará así hasta fines de este año. Con esta medida, los Kirchner continúan sin poder administrar sus empresas ni el dinero que las mismas generan.

El argumento de la defensa de la ex Presidenta y sus hijos, es que ante las diversas medidas cautelares impuestas por la justicia, la situación económica de la familia se vio afectada y tiene falta de liquidez.

Sobre Máximo y Florencia, procesados junto a su madre por asociación ilícita y lavado de dinero, recae una inhibición general de bienes. Además, las tres empresas que poseen están intervenidas y en el caso de Hotesur SA, con veedores informantes.

Por otro lado, las cuentas bancarias se encuentran inmovilizadas y en el caso de Florencia Kirchner, el juez Bonadio reiteró que no puede percibir su salario como gerente de Los Sauces SA ya que es “es directora sin funciones asignadas, sin carga horario y con domicilio en Buenos Aires”.

En octubre de 2016, el último recibo de sueldo emitido por la inmobiliaria a nombre de Florencia, fue por 61.229,55 pesos en mano. Cobra cerca de 400 pesos por antigüedad y otro ítem de servicio por 4.776 pesos. Las deducciones de la hija de la ex Presidenta son de 22.670 pesos.

Dueña del 22,5% de las acciones de la empresa, la hija de la ex Presidenta ganó, en 17 meses, 1.086.018 pesos. En el recibo de sueldo figura que Florencia Kirchner cobra 3.981 pesos por “asistencia perfecta”, aunque ella está radicada en Buenos Aires y la firma tiene domicilio en Río Gallegos, donde tiene la mayor cantidad de propiedades que alquila.

Recientemente, la AFIP le ejecutó una deuda de 120.000 pesos por no pagar los anticipos de Ganancias y Bienes Personales. El argumento de su defensa volvió a reiterarse: los embargos trabados y las inhibiciones de bienes impiden hacer frente a las diversas obligaciones económicas.

 

Comentarios