La de encontrar un vehículo obstaculizando la puerta del garaje propio es una de las situaciones urbanas que más enojo e impotencia suelen generar. Y no faltan las víctimas de estas situaciones que deciden tomar alguna represalia contra el infractor. Ese es el caso de una vecina de la ciudad de La Plata, que vive en la calle 50 entre 10 y 11 que echó mano a un aerosol de pintura y escribió con él “No puedo entrar”, sobre el auto que le tapaba el acceso a su cochera.

Según contaron sus vecinos, la mujer atraviesa un momento de mucho estrés por la enfermedad de su padre, que se encuentra internado, y varias veces se vio en la situación de no poder entrar o sacar el auto de su garaje a causa de autos mal estacionados.

Situaciones como la vivida por esta mujer son comunes en el centro platense, donde es habitual que los conductores circulen con insistencia y sin éxito buscando estacionar en zonas libres de pago.

Cuentan los habitantes del lugar que hay casos en los que deben esperar horas hasta que un inspector de tránsito tome cartas en el asunto.

Una vecina se quejó porque, contó, ella ha recibido varias multas por estacionar en la entrada de su propia cochera, aunque en la entrada está visible la combinación de letras y números de la patente de su auto. Sin embargo, aseguró la mujer, otros coches estacionan allí sin ninguna consecuencia.

Quienes viven en la zona también se quejan de tener que buscar, los fines de semana, por los bares de la zona, a los propietarios de los autos mal estacionados.

Comentarios